La canción “Lucía”, de Joan Manuel Serrat, comentada

Comentario redactado a partir de las anotaciones previas

Autor, época.  (Este apartado no lo completamos)

Tipo de texto: texto lírico, con verso libre, predominio de la rima asonante. Está compuesto por dos estrofas similares; luego aparece una nueva estrofa con una serie de versos que empiezan por un “si…”, que cuentan experiencias de amor: si fui esto o aquello fue por tu amor Lucía; y el estribillo.

El tema es el amor. Un amor perdido y los recuerdos y experiencias que permanecen. El autor escribe en primera persona y se dirige a la tal “Lucía” de una manera directa en un diálogo íntimos y personal que, probablemente, la tal Lucía no pueda oír. Por eso el vocativo del principio: “Vuela esta canción, para ti, Lucía…”

El poeta habla de una carta de amor, en forma de canción, que tiene necesidad de enviar a Lucía; lo hace a través del viento, cantándola (“pintado en mi voz”) y con poca esperanza de que llegue a su destino: “a ninguna parte, a ningún buzón”. En estos versos hallamos una repetición sintáctica, con dos nombre diferentes que provocan una extraña sensación: el primer verso es muy poético, el segundo es muy mundano.

Llaman la atención esas frases hiperbólicas tan propias del lenguaje amoroso: “la más bella historia de amor…”; “no hay nada más bello que …”; otro verso exagerado “nada más amado que lo que perdí” enlaza con otro de los hechos clave de la canción: los recuerdos. Notamos que el poeta añora lo perdido, por eso “busco en la arena, una luna llena que arañaba el mar”. Esta imagen representa aquello que se añora, que se recuerda y se desea, pero que ya no se tiene. Sólo recuerda lo bonito (“recuerdos son dulces”) y el paso del tiempo no consigue borrarlo todo (“el recuerdo sólo se llevo la mitad”). Por eso, de manera insistente, la imagen de la amada se le aparece en forma de sombra, “entre la almohada y mi soledad”, otra bella imagen que combina lo físico con lo intangible.

Tan grande fue ese amor, que produjo en el poeta una gran transformación personal: si fue sabio, fue por ella; si amó de verdad, fue por ella; si fue bueno y bello, fue gracias a ella; todo fue gracias a ella. En estos versos, para expresar estas ideas, hace un juego léxico: “Si alguna vez amé, si algún día, después de amar, amé, fue por tu amor, Lucía”.

También vemos algunas metáforas: “Si alguna fui un ave de paso…”; habla de él como de un hombre que no acostumbra a tener relaciones estables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s