Crítica de cine. Escena de “Crash”

La escena muestra muestra el coche de un policía blanco, de paisano, que recoge a un joven delincuente negro que hace autostop. Ninguno se conoce. La noche es fría. Y fría es la conversación entre ambos, que por razones de desconfianza y racismo, sobre todo por parte del policía, degenera en una tensión que acaba en un disparo del policía, que mata al negro, cuando cree que éste sacará una pistola de su bolsillo; se trataba de un sancristóbal.

La vida tiene estos azares, a veces caprichosos y dramáticos. El director nos conmueve al mostrarnos cómo el destino de las personas está escrito. Así, el joven delincuente negro tenía determinada su vida, como la de su madre, abocadas ambas al desastre: el deambula por la ciudad de lío en lío, mientras su madre se sume en la depresión y en la droga. Su hermano policía poco puede hacer. El policía blanco también halla el drama, pero en su caso todo es inesperado.

La escena está contada con buen ritmo, con una intensidad creciente que conduce los hechos hacia el desenlace final, como un río cuyas aguas no pueden detenerse; los comentarios se suceden y ponen de manifiesto la brecha entre dos personas tan diferentes. La noche es fría e invita a la desolación. La música final confirma que, a pesar de todo, la vida, continúa; incluso con los negros componiendo música country.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s